La vuelta de las vacaciones, suele traer a veces pequeñas o grandes sorpresas, una de ellas es el hecho de descubrir que ya no estamos a gusto con nuestra pareja, que estamos desengañados, que al cabo de los años las cosas no funcionan como nos habíamos imaginado, que estamos cansados y que hemos decidido iniciar una nueva vida o cambiar la que tenemos sin que necesariamente tenga que haber una tercera persona por medio, así que con un ánimo meramente divulgativo os ofrezco una serie de consejos o razones para que las tengáis en cuenta si al final decidís por el motivo que sea separaros o divorciaros al objeto de tratar de minimizar los efectos que una decisión de ese tipo suele acarrear para todas las personas involucradas.

Leer más