Con la problemática que se ha planteado por parte de algunas asociaciones de padres sobre, deberes si, deberes no, con todo lo que ello representa sobre el poco tiempo que tiene los niños para el ocio y los juegos debido a la ingente cantidad de tareas escolares que les son impuestas, vamos a hacer unas breves puntualizaciones sobre las actividades extraescolares de los menores y principalmente sobre quién los lleva y los trae a realizar las mismas.

Hoy día cualquier progenitor quiere lo mejor para sus hijos y eso implica que tenga una formación lo más completa posible, independientemente de que los padres vivan juntos o se encuentren separados o divorciados. Queremos que  nuestro hijo hable inglés y alemán si es posible, que estudie música, no solo armonía, sino que también toque algún instrumento y que practique algún deporte a ver si destaca en el mismo, y si además recibe clases de interpretación y está apuntado en el grupo de teatro del centro pues mejor que mejor. Es decir no solo tienen los menores que bregar con los deberes que les mandan para el día siguiente, sino que tenemos que apuntarlos a todo lo que se nos ocurre en aras de una mejor y más completa formación.

Leer más