El otro día viendo el telediario, me llama la atención una noticia en la que se dice que el Tribunal Supremo ha sentenciado el pasado día 10 de Enero, que es inviable la custodia compartida cuando media entre los progenitores una cierta distancia, y para mi sorpresa observo que esa distancia era nada más y nada menos que de 1.000 km.

Ya hemos comentado en este blog temas de custodia compartida  en concreto en dos artículos de fechas 24/02/2016 y de 26/05/2016 en donde habíamos hablado que tiene que primar para concederla el interés del menor, que cada vez se va imponiendo mas,  y que es bueno que se otorgue pues implica una mayor corresponsabilidad por parte de los progenitores.

Asimismo hay que decir que hay una serie de criterios que se tienen que tener en cuenta a la hora de otorgarla como pueden ser:

                -La practica anterior de los progenitores

                -Los deseos manifestados de los hijos

                -El cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales

                -El resultado de los informes exigidos legalmente

                -La distancia entre los domicilios de los progenitores.

Es decir el Tribunal Supremo y la jurisprudencia menor (la de las audiencias) ya se han pronunciado en varias ocasiones,  en el sentido de que una gran distancia entre los domicilios de los progenitores hace que no sea aconsejable la custodia compartida por lo que eso representa de incomodidad para el menor y a partir de 50 km de distancia se tiene muchos reparos en concederla (aunque habrá que estar a cada caso en particular) .

Teniendo en cuenta que desde el año 2016 impera ese criterio de la distancia, me resulta sorprendente que primero un Juzgado de Primera Instancia de San Sebastian acuerde una custodia compartida del menor por periodos de tres semanas entre las localidades de Rentería y Jerez de la Frontera con una distancia entre una y otra de más de 1000 kilómetros, pero más me llama la atención que interpuesto el correspondiente recurso, la audiencia de Guipúzcoa confirmase ese punto concreto de la guarda y custodia compartida del menor con respecto a sus padres  por lo que ha tenido que ser el TS el que les enmiende la plana tanto a la Audiencia como al Juzgado de Primera Instancia manifestando que esa distancia entre los domicilios de los progenitores hace inviable la adopción del sistema de custodia compartida dada la distorsión que ello puede provocar y las alteraciones en el régimen de vida del menor pues no procede someter al menor a dos colegios distintos, dos atenciones sanitarias diferentes y desplazamientos cada tres semanas de 1000 km todo lo cual opera en contra del interés del menor que precisa un marco estable de referencia alejado de una existencia nómada.

En fin, el mundo del derecho nos sigue dejando muchas veces estupefacto y han tenido que pasar casi dos años desde que se inicio el procedimiento para que el Tribunal Supremo ponga las cosas en su sitio cuando parece un tema más de sentido común que de interpretación jurídica de las normas.

 A cualquiera le parecería que una custodia compartida por tiempos de tres semanas con una distancia de por medio de 1000 km podría considerarse como una presunta aberración jurídica, aunque a algunas personas parece ser que no se lo parezca, menos mal que al final se impone la razón y la lógica.

Si hay sentencias que deniegan la custodia compartida cuando la distancia entre los domicilios de los progenitores es de 50 Km, ¿cómo es posible que se dicten sentencias como la que comentamos?.Pues eso doctores tiene la Santa Madre Iglesia, yo sigo estupefacto en mi ignorancia jurídica.

P.D. El menor tiene tres años.

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print