Antes de irnos de vacaciones, me apetece hacer un poco de historia y hablar de las diferentes generaciones que han ido pasando a través del siglo pasado y del presente y sobre todo de la última hasta el momento, la que se conoce como generación Z.

Se ha hablado y lo digo para que veáis a la que pertenecéis de:

  • Generación Silenciosa, los nacidos entre 1928-1945 y que son aproximadamente unos 5 millones
  • Baby-boomers que son los nacidos entre 1946-1964, y que es la que pertenezco con más de 10 millones de personas
  • Generación X nacidos entre 1965-1980 y que son mayoría con 12 millones de personas
  • La generación millenial y que es de la que ha venido hablando la mayoría de la gente hasta ahora con más de 7 millones de personas y que son los nacidos a partir de 1980 y por último,
  • La generación Z los nacidos entre 1994-2010 los verdaderos nativos digitales y que suman casi 8 millones de individuos solo en España y algo más del 25% en el mundo.

En general  y sobre esta última generación hay que decir, que tienen su primer teléfono a los 9 años y que lo manejan sin necesidad de libros de instrucciones, viven en internet, son los verdaderos nativos digitales.

Cualquier familia que tenga dos o tres hijos  adolescentes de entre 12 y 16 años se enfrentara a unos adolescentes postmillenial y de generación Z

Son los que han venido con un smartphone debajo del brazo y los que se asoman sin miedo a las redes sociales desde el minuto uno.

Los que suelen tener aplicaciones que les imponen sus progenitores como screentime que permite bloquearles las pantallas para dosificar sus minutos de móvil que es la  nueva metadona en versión 4G y que sirve para saber cuándo usan el teléfono y para que lo usan

Por supuesto frente a todos estos controles parentales que les tratan de imponer sus padres ellos trataran de hackearlos para engañarlos, solo que ahora en base a las propias tecnologías de las que mientras ellos son unos expertos nosotros somos unos aprendices.

Como curiosidad y según las estadísticas, el 39 % de los adolescentes de entre 9 y 12 años posee un teléfono propio y a partir de los 13 años el porcentaje se eleva hasta el 89 %.

A diferencia de los millennials que se encontraron con internet cuando ya tenían su personalidad muy forjada, eso  no les pasa  a los Z, internet ha marcado por completo su generación, irrumpe en su casa, en su socialización, en todo.

Iñaqui Ortega doctor en Economía y director de la Deusto Bussines School los retrata de la siguiente manera a esta nueva generación:

  • Son irreverentes, no les cuesta nada llevar la contraria porque la información es poder y ellos tiene mucha y en consecuencia ponen en cuestión a todo el mundo, su padre, su profesor,  quien sea.
  • Son impacientes porque lo quieren todo y lo quieren ya. Dicen los expertos que son capaces de saber si un contenido digital merece la pena en ocho segundos.
  • Viven en la era de la inmediatez, lo quieren todo y lo quieren ya , te piden una tutoría a las 7 de la mañana para las ocho del mismo día o las notas el mismo día del examen o como mucho un día después, van muy rápido.
  • Todo lo anterior crea incertidumbre ya que creen erróneamente o por lo menos todavía, que el mundo debería ser como ellos lo conocen y en el que han crecido y esa apreciación todavía no ha llegado.

Podríamos añadir que la generación Z no siente ninguna deuda con el pasado, viven el presente sin sentirse culpables. En una encuesta que se realizó en el País vasco se preguntaba a estos adolescentes que quien era Miguel Ángel Blanco (asesinado por ETA en 1997) y ninguno supo quién era.

Desde otro punto de vista hay que decir que los Z se han alejado de Facebook, la red de sus hermanos mayores, pero están en Instagram, en Snapchat,  Youtube,  Tumblr, 21 Buttons, Twitch, Musically . . . . . .

La mayoría sigue a algún influencer en internet, casi un 92 %,  no quiere comprar sino compartir, no quieren tener sino disfrutar, no             quieren ser clientes sino protagonistas y todo ocurre a través de su teléfono inteligente, mandan mensajes, escuchan música, ven videos, buscan información, publican fotos, organizan sus tareas escolares, descargan películas, juegan, hablan. Son prosumidores un nuevo palabro que quiere decir que no solo son consumidores, sino que tienen capacidad para ser productores de contenidos.

El problema para los padres radica en donde poner las normas para que todo esto  no se les vaya de las manos, hay que ser consecuentes con las normas, por ejemplo a la hora de comer se apaga la tele y se apartan los teléfonos móviles. No se puede publicar en las redes sociales hasta la ecografía de nuestro hijo nonato y luego pedirles que tengan cuidado con lo que publican ellos.

Una norma fundamental es que haya sentido común por ambas partes, ya sabemos de los riesgos que se corren, de la existencia del bullying y del ciberbullying, del tema del sexting, del envío de mensajes sexuales, de que no se puede publicar fotos personales en las redes sociales  ni compartir las de otras personas, que no tienen que conectar con desconocidos, digamos en general que los chavales son más cautos de lo que queremos creer, hay que hablarles de los riesgos que implica todo el uso de las nuevas tecnologías pero sin caer en el escándalo.

Como curiosidad les diré que suelen jugar al Fornite (yo no lo había oído) y al que están enganchados 45 millones de jóvenes en todo el mundo y cuyo objetivo es ser el último jugador vivo en un campo de batalla que va reduciendo su tamaño cada minuto que pasa.

Se puede ver que tenemos mucho trabajo por delante las personas que no somos de esta generación Z si queremos ser capaces de estar a su altura o por lo menos de entenderlos aunque no los comprendamos, y sobre todo de acordarnos de cuando nosotros teníamos 15 y 16 años , nuestros padres tampoco  nos entendían nada de nada, ni la música que escuchábamos, ni por qué teníamos que estar todo el día al teléfono para hablar con los amigos y amigas que hacía cinco minutos que habíamos dejado en la puerta de nuestra casa, ahora eso se ha sustituido por el Whatsapp y por la mensajería instantánea, pero en realidad nada nuevo bajo el sol, la esencia es la misma, ya solo  nos queda la última pregunta, si ya estamos en la generación Z, como se llamará la próxima? De eso hablaremos en próximos artículos pero ya les adelanto que el nombre como se les ha bautizado a los nacidos a partir de 2010 es GENERACION ALPHA

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print