Las manifestaciones que se produjeron el pasado día 8 de Marzo contra la violencia de género, la discriminación salarial, el llamado techo de cristal etc, han sido un extraordinario éxito en todas las ciudades de España donde se produjeron y sin embargo pocos días después me encuentro con un artículo en el periódico “El Mundo”  del 13 de Marzofirmado por la periodista Olga R San Martin ahí va el enlace http://rsocial.elmundo.orbyt.es/epaper/xml_epaper/El%20Mundo/13_03_2018/pla_25589_Madrid/xml_arts/art_35208896.xml?SHARE=6C23C0F29C6C4F158F7CA6264B4863054C1457669B44135D334597AE12E4054FB687BA0414F109F2D3366A2F6C786E3F62B6CFD7989139D7792A454FBCAC47B1B88C02C8717E8D4CE7E4609023913475F77705094236D6E158EA82FB0FEB94E9 en el que se manifiesta como titular , que “AUMENTAN EN UN 48% LOS MENORES ENJUICIADOS POR VIOLENCIA DE GENERO” y añade a continuación las preocupaciones de los jueces  por el control que ejercen  los chicos sobre  sus novias con el móvil.

Leyendo estas noticias lo primero que uno se pregunta es:

  • ¿Cómo es posible que haya tanta concienciación al respecto por parte de la sociedad española y por parte de los menores y adolescentes en este asunto parece que estemos retrocediendo?
  • ¿No han servido para nada las luchas por la igualdad de derechos y la erradicación de esa violencia que se llevan produciendo desde hace más de 60 años por parte de las pioneras de esas reivindicaciones?

Es verdad que cada vez acuden más menores (chicas) a denunciar esta clase de comportamientos lo que implica por un lado que se está denunciando más, pero por otro indica que esas actitudes persisten en las parejas de jóvenes y adolescentes.

Las estadísticas nos dicen que en el año 2017 los jueces de menores enjuiciaron por delitos de malos tratos a 266 menores de edad, jóvenes que sin tener aún los 18 años, ya habían convertido la vida de sus novias en un verdadero infierno con las secuelas que eso va a dejar para futuras relaciones, y esos 266 jóvenes son un 48% más que los que se enjuiciaron en el año anterior que fueron 179.

Las encuestas que diversos organismos vienen realizando al respecto están sacando una serie de porcentajes espeluznantes como una realizada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud en la que se dice, que el 27% de los jóvenes españoles cree que la violencia de género es una conducta normal en el seno de la pareja; mas del 80% de los adolescentes manifiesta conocer algún acto de malos tratos en parejas de su edad, pero es que además, la mayoría de los encuestados manifiesta que tiene una amiga que permite que su novio le revise el móvil o que conoce a una amiga que su novio le dice con quien puede hablar o donde puede ir, que la controla, la insulta e incluso que difunde imágenes intimas en las redes sociales cosa que en la actualidad está considerada como delito penal, y los que leemos estas cosas esto nos preguntamos:

  • ¿Qué está pasando?
  • ¿Hay más machismo y sumisión ahora que antes entre los jóvenes?
  • ¿Están las mujeres, las jóvenes, peor ahora en 2018 que en el año 1950,?
  • ¿No hemos avanzado o al contrario estamos retrocediendo en esta batalla tan fundamental?

Yo creo que antes, estas situaciones eran menos visibles y por supuesto nadie de las afectadas pensaba en denunciarlas, se producía dentro del seno del hogar y allí se quedaba, había una especie de resignación por parte de ellas y una cierta impunidad por parte de ellos. Pero esto no es así en el momento actual, y sin embargo ¿cómo se entiende esos comportamientos de los jóvenes?

Al parecer ahora las relaciones comienzan antes y hay muchas menores de 13 y 14 años que no tiene la suficiente madurez para percibir que sus parejas las están controlando y además les parece que eso es bueno, que si las controlan es porque las quieren, y por otro lado el uso de las redes sociales y de las nuevas tecnologías (recordemos de muy reciente aparición) es un importante campo de cultivo para ejercer una violencia de control sobre los adolescentes. Las redes sociales o el teléfono inteligente permiten al maltratador realizar un control más fácil sobre su pareja.

Hay una clave que es fundamental y en la que todo el mundo incide y es la educación desde la más tierna infancia sobre todo en el ámbito familiar tanto para niños como para niñas, en el sentido de que todos somos iguales, de que no hay diferencias entre nosotros mas allá de las físicas, que hay que tener respeto a todas las personas de nuestro entorno y que la violencia y el abuso de la fuerza nunca puede estar admitido en ninguna de las actividades de la vida cotidiana que se realicen y para enseñar eso se tiene que empezar por los propios progenitores por lo que no me parece una mala reflexión el que los padres y madres se pregunten cómo están educando a sus hijos, si en su entorno hay violencia física, verbal, psicológica y que eso si es que se produce, lo asumen los menores como verdaderas esponjas y el día de mañana les pasará una mayor o menor factura.

Un dato interesante que también se da, es que  los familiares de las victimas solo denuncian en un 2% de los casos, es decir se sigue manteniendo en secreto, es como en los años 50 y antes, se sigue percibiendo como algo que pertenece a la intimidad de la pareja en donde no debemos entrar y creo que también eso es un gran error.

Dentro del ámbito familiar y si se tiene conocimiento de esos comportamientos, o bien se tiene que denunciar o se tiene que hablar con los implicados para que cambien de actitud porque en caso contrario con el paso de los años algunos se convertirán en verdaderos maltratadores con las consecuencias que eso puede tener en sus propias vidas.

Por lo tanto, educación, educación y educación y al menor síntoma de violencia o de conductas no ajustadas a las actuales normas denunciarlas o hablar de manera seria y coherente con los involucrados.

Muchas veces miramos solo a los jóvenes cuando tratamos de estos temas pero a veces, quizás deberíamos mirar también a los mayores que conviven con ellos. Es una mera sugerencia.

 

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print