Parecía que los abuelos, sean estos paternos o maternos cuando alcanzaban ese estatus, solo tenían que disfrutar de sus nietos, malcriarlos, y si podían y su economía se lo permitía dedicarse a hacer viajes con el Imserso o con cualquier agencia de viajes.

Pues bien  desde hace un par de años, esa idílica idea, van a tener que revisarla, ya que no va a ser así, puesto que en caso de divorcio de sus descendientes (hijos e hijas), y si estos no pagan la pensión alimenticia (por no tener ingresos, no trabajar, o estar en el paro) van a tener que ser ellos mismos los que se enfrenten a esos pagos teniendo en cuenta que están obligados al pago de alimentos entre parientes  según se desprende de los artículos 143 y 144 del Código Civil y tal y como ha establecido una sentencia del TS de fecha 2 de Marzo de 2016.

El caso era el de un matrimonio con una menor de edad, divorciados y cuyo padre no pagaba ninguna cantidad por alimentos debido a su insolvencia y la madre estaba impedida para trabajar y cobraba una pensión no contributiva de 357,70 euros mensuales.

La madre demandó a los abuelos maternos y paternos porque con ese dinero no podía ni subsistir y el Tribunal Supremo le ha dado la razón en una sentencia pionera en España otorgando el derecho de una menor por insolvencia de su progenitor a percibir alimentos de sus cuatro abuelos.

Como curiosidad decir que se condenó a los abuelos paternos a pagar 135 euros mensuales y a los maternos 115 euros mensuales sin obligación de pagar ningún tipo de gasto extraordinario.

Interesante punto de vista del Tribunal Supremo  y que va a hacer que mas de unos abuelos piensen que ahora que ya habían criado a sus hijos/as y pensaban vivir felices y disfrutar de sus nietos, por circunstancias ajenas a ellos se van a poder ver abocados al pago de cantidades para sus nietos que no creían que tuvieran que afrontar, con el quebranto económico que eso les puede ocasionar en sus pensiones.

Así que cuidado con el hijo/a que por cualquier circunstancia (no hace falta que sea por su mala cabeza o por ser un tarambana) haya perdido su empleo y no pueda hacer frente a las cantidades que en concepto de pensión alimenticia le haya impuesto el Juzgado, porque van a ser ellos (los abuelos) responsables  indirectamente de la mala suerte de sus descendientes en primer grado o de su mala cabeza y en consecuencia van a poder ser obligados a satisfacer algún tipo de pensión para sus nietos cuando sus padres no puedan ni siquiera conseguirles los mínimos indispensables para vivir.

Pues eso, que como ya sabíamos, sé es abuelo hasta la muerte y no se puede renunciar a dicho estatus por mucho que nos pueda disgustar asumirlo en determinadas y concretas situaciones, lo que quiere decir que no solo  vamos a disfrutar de nuestros nietos/as y a  malcriarlos sino que en determinadas circunstancias también les vamos a tener que alimentar, pero no porque queramos que eso seguro que ya lo hacemos cuando los tenemos con nosotros sino porque nos van a obligar si nuestros hijos no son capaces de cumplir con sus obligaciones para con los suyos.

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print