Hay que aprender inglés

Las últimas modificaciones introducidas en  nuestro Código Penal han dado lugar a una serie de nuevos delitos principalmente como consecuencia de la implantación de las tecnologías de la comunicación (internet, whatsapp, facebook, twiter) y ahora, además de acoso escolar, también se habla de BULLYNG, SEXTING, SEXTORSION, STALKING, CHILD GROOMING.

¿Saben las personas mayores, los padres y madres a qué nos referimos?, y los menores de edad, ¿saben las implicaciones que de ello se derivan? Vamos a hacer una breve aproximación a los mismos primando la claridad de los conceptos a la exhaustividad y a los tecnicismos.

Bullying, tan de moda, es lo que antiguamente se conocía como acoso escolar y es como lo deberíamos llamar, pero ya no salimos a correr, hacemos running.

Ciberbulling, es lo mismo pero realizado a través de la utilización de medos técnicos y/o electrónicos. Se manifiesta mediante insultos, motes, rumores, agresiones… grabadas y distribuidas a través de las redes sociales, etc.

Grooming o child grooming que se puede traducir como engatusamiento, engaño. Es la práctica de contactar con menores de edad para conseguir imágenes, conversaciones de carácter sexual a través de internet, redes sociales, teléfono móvil o incluso a la consecución de citas en las que se pueda proceder al abuso sexual bajo la amenaza de hacer públicas las imágenes previamente obtenidas.

Stalking es una situación de acoso entre mayores de edad. Acosar a una persona de manera insistente y reiterada, afectando gravemente el desarrollo de su vida cotidiana, poniéndose en contacto con ella a través de redes sociales, espiándola…etc.

Sexting que es el envío de imágenes de contenido erótico a través de cualquier medio digital sin que haya autorización explicita de la víctima, es decir, de la persona grabada. Es lo que suelen hacer muchas veces las ex parejas, los jóvenes que se hacen fotos con connotaciones sexuales…

Sextorsion es como el sexting pero chantajeando a la persona por medio de imágenes que se han conseguido de él o de ella para conseguir favores sexuales, dinero u otras acciones.

Happy Slapping o paliza feliz. Es una peligrosa práctica derivada del abuso escolar (bullying) consistente en grabar en video con los dispositivos móviles abusos físicos aparentemente perpetrados en broma tales como bofetadas, empujones, patadas, a compañeros/as de colegio, para después compartirlo en redes sociales y burlarse.

Y un aviso a los jóvenes, el hecho de reenviar o retuitear las fotos de carácter sexual o las palizas grabadas en el colegio no exime de la comisión del delito pues aunque no se haya tenido participación en el hecho en sí, es decir en la grabación, si lo ha tenido en la difusión de la misma que es el objeto de la sanción penal.

Como vemos, el uso de las nuevas tecnologías puede derivar en delito de una forma muy sencilla. Las penas que se pueden imponer no son nada desdeñables y pueden ir desde los tres meses de prisión a los tres años dependiendo del delito y de las circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *