La convivencia con un tercero

En un artículo anterior (hay alguien viviendo en mi casa) publicado el 19/11/2016, se hablaba de la dificultad que se planteaba muchas veces para solicitar una modificación de medidas en relación a la pensión alimenticia que se satisfacía como consecuencia de que en el domicilio que fue conyugal y del que como consecuencia de la separación o el divorcio se había abandonado, había entrado a vivir un tercero con las ventajas que eso representaba para la persona que vivía en la casa y los inconvenientes que se producían para el que la había abandonado.

Ahora una sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo de 19 de Enero de 2017 parece que empieza a poner un poco de clarividencia en el asunto al entender que la convivencia con un tercero en el domicilio que fue conyugal justifica una solicitud de modificación de medidas en lo referente a la pensión alimenticia que se viene satisfaciendo a favor de los hijos ya que se considera un hecho nuevo, no meramente coyuntural e imprevisto en su momento y de entidad suficiente que debe tener su trascendencia en el orden económico y por tanto en la medida económica cual es la cuantía de la pensión alimenticia a favor de los hijos acordada en su día .

Es decir que se entiende que hay razones de equidad y de justicia para modificar dicha pensión ya que el progenitor custodio se beneficia con su nueva familia de la ocupación por uso atribuida a los hijos. El Tribunal Supremos aclara que la presencia de un tercero en la vivienda familiar cuyo uso fue asignado a la esposa e hijos menores no se plantea desde la medida de uso, sino desde la prestación alimenticia y es lógico que estos gastos que se le producen al progenitor no custodio (es decir el que no vive en la casa) y de los cuales se beneficia la nueva familia en perjuicio del alimentante, motiva que la obligación de pago deba reducirse en razón a la entrada en escena de un tercero que necesariamente debe contribuir a estos gastos estando como está integrada la vivienda en el concepto de alimentos.

Suelo tener la mala o buena costumbre nunca se sabe, de poner en los divorcios de mutuo acuerdo una cláusula de similares características que dice “que si un tercero convive en la vivienda que fue familiar la pensión que en ese momento se esté satisfaciendo por parte del otro progenitor se reducirá como mínimo en un 30 % mientras continúe esa situación” al objeto de ser más justo y equitativo con ambos progenitores y que al no custodio no se le quede la cara de tonto cuando observa que en la que fue su casa vive un tercero a su costa sin pagar ningún tipo de alquiler. También quiero decir que a veces es difícil acreditar estos hechos y hay que acudir a un detective privado con lo que eso conlleva de gastos ya que la parte que habita la vivienda suele negar la relación alegando que es un amigo, conocido y que no es una relación estable con lo que eso conlleva de dificultad de prueba para presentar en un Juzgado al objeto de solicitar la modificación de medidas adoptadas en su momento.

Parece  que con esta sentencia se van aclarando un poco más las cosas en el sentido de entender que la convivencia con un tercero en el domicilio que fue conyugal acarrea sus consecuencias en caso de que se soliciten la modificación de medidas por el otro progenitor.

Por último y a titulo meramente ilustrativo comentaré que tengo conocimiento de un señor que alquiló su casa y se fue a vivir a la casa de su nueva pareja divorciada y con niños, que tenía el uso y disfrute de la misma, con lo que además de no pagar renta por esa nueva vivienda, percibía el alquiler de la que era suya y en la que ahora no vivía y por supuesto se negaba por ambas que se mantuviese una relación de pareja de hecho con la señora a la que su ex esposo venia obligado a pagarle una pensión alimenticia por sus hijos, con lo que la operación les salía redonda y les permitía un ritmo de vida alto a costa del progenitor no custodio. El mundo del derecho tiene estas cosas que mientras no nos toque y las podamos contar como anécdotas nos parecerán graciosas, pero que si hipotéticamente nos ocurriese a nosotros/as habría que ver como reaccionábamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *