#NosQuedamosEnCasa

Pensaba escribir un artículo más acorde con los últimos publicados “Cómo hemos cambiado” o “Esto se Pasa”, pero los acontecimientos que se nos han venido encima prácticamente de un día para otro, han hecho que cambie de opinión.

También pienso en lo minúsculos que somos en este mundo ya que un pequeño virus, que no se ve, puede acabar con un montón de gente incluidos cualquiera de nosotros/as y en consecuencia también en la cantidad de tonterías por las que nos preocupamos y que a lo mejor ahora nos damos cuenta de  la poca importancia que tienen.

Estoy en casa, me imagino que como muchos de vosotros y vosotras, trabajando en lo que puedo,  leyendo, viendo alguna serie que se me había pasado, estudiando algunos temas que tenía un poco olvidados, pensando en mis padres, dos personas mayores de 94 y 93 años respectivamente y  en mi hermana que está con ellos cuidándolos y en mucha más gente.

Esto me parece que es muy importante dentro del ámbito familiar en el que normalmente me muevo. Cuando veo la cantidad de discusiones muchas veces superfluas que se producen en las separaciones y divorcios  por nimiedades, por tonterías o por diferentes puntos de vista y que todas se pueden ir al traste si tenemos la mala suerte de contraer la enfermedad y ser una población de riesgo, quizás empecemos a ver el verdadero sentido de la vida y a valorar o que de verdad merece la pena.

Si el verano o las navidades nos permitían utilizar el tiempo de ocio fuera del hogar familiar o del apartamento veraniego (cañitas, terraza, reunión con los amigos/as) y eso nos daba un respiro, ¿qué va a pasar ahora en esta novedosa situación?.

Si hay estadísticas fiables que dicen que después de las vacaciones de verano y de navidad se produce un aumento de las demandas de divorcio, imaginaros lo que puede  pasar ahora con una reclusión en casa forzosa con tu pareja y con los niños, una convivencia de 24 horas en un espacio por regla general que va a ser bastante reducido y sabiendo que las distancias cortas generan desencuentros.

En mi modesta opinión, tenemos que tratar de pasarla de la mejor manera posible, que yo sepa, y a pesar de las informaciones muchas de ellas apocalípticas que nos están llegando, no es todavía el fin del mundo, pero para muchas familias que no estén preparadas puede llegar a serlo.

Tenemos que aprender a convivir en un espacio pequeño en el que no estamos acostumbrados a pasar tanto tiempo y eso no es fácil y además con más gente de lo normal (va a estar toda la familia durante todos los días) y para eso hay que ser inteligentes, hay que pensar y razonar pero con el cerebro, no hay que dejar que actúen las vísceras como yo las llamo. Si lo conseguimos habremos dado un gran paso adelante. Tenemos que aprender a dialogar con los que tenemos al lado, con los hijos/as con tu pareja ( a lo mejor se nos había olvidado) tenemos que aprender a negociar, tema este fundamental porque vamos a pasar muchas horas juntos/as y no podemos aplicar el ordeno y mando sino que debe primar el consenso familiar para ver las tareas de cada uno, el ocio solitario o familiar, la interacción, no va a valer encerrarse en la habitación, todos tienen que poner de su parte, tenemos que acompañar a nuestros menores y adolescentes ya que esto es nuevo tanto para ellos como para nosotros, tenemos que aprender de esta experiencia para sacarle conclusiones positivas.

Tenemos que ejercer de padres y madres pero no solo un ratito como hacíamos antes, sino todo el día y eso cuesta ya que no estamos acostumbrados, vamos a conocer mejor o peor el verdadero entorno familiar en una situación extrema en la que nos vamos a ver reforzados (espero que sea así en la mayoría de los casos) o nos vamos a dar cuenta que de nuestra vida es un infierno, o de que eso no lo voy a poder aguantar y las consecuencias van a ser más desagradables.

Como veis en una situación extrema es mejor tratar de ver el lado positivo, entre otras cosas porque no podemos hacer mas, en casa nos vamos a tener que quedar y solo  tienes dos opciones o te quedas de buen rollo o de mal rollo, tú decides y en consecuencia así será tu cuarentena, yo he decidido de buen rollo y por ahora, es verdad que llevamos poco tiempo todo va bien, también es verdad que mi única hija no está en casa y mi nieta tampoco así que juego con ventaja.

Para terminar yo creo que es un momento en el que podemos interactuar con nuestros hijos más de lo que normalmente veníamos haciendo, sobre todo si son pre y adolescentes. No estaría mal ver toda  la familia algunas series juveniles que están muy bien y nos enseñan cómo y por dónde se mueven nuestros hijos/as en todos los sentidos. Yo las comento en mis charlas, las he visto y me parece que se pueden sacar cosas interesantes sobre todo si las vemos con ellos/as.  Eso si en algunas a lo mejor os ponéis colorados, pero dan mucho juego. Aquí os paso algunas que me parecen interesantes:

Por trece razones (tres temporadas)

Euphoria (quizás la más fuerte para 15 -16 en adelante)

Sex education (inglesa, para mi muy buena también, para 15 años en adelante))

Skam (la más cercana a nosotros en todos los sentidos en Movistar+ 14 en adelante)

Riverdale (la más larga, intriga y adolescencia, para ver con palomitas de microondas durante un mes por lo menos)

Elite (también española, pero más alejada de la clase media española, se acaba de estrenar la tercera temporada)

Merli, pero esta no la he visto, mis informes me dicen que está bien, va por la tercera temporada

Como curiosidad Movistar tiene un enlace para verlo gratis durante un mes.

Por último espero y deseo que venzamos a esta pandemia y que salgamos reforzados de ella en el aspecto, personal, social, económico y familiar. Entre todos/as venceremos.

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *