¿Qué es el sharenting? Cuidando  la intimidad de nuestros hijos.

 Hoy en día  a través de las redes sociales, de los correos electrónicos, de las aplicaciones de móvil (instagram, wathsapp) estamos la mayoría de nosotros expuestos a que todo el mundo nos vea y opine sobre nuestras instantáneas, el lugar en el que comemos, el pueblo al que hemos ido de visita y lo bien que se lo están pasando nuestros niños/niñas.

Pero, ¿hasta qué punto podemos o debemos exponer a nuestros hijos/as, prácticamente desde que nacen, a esa visibilidad publica de la que luego ellos/as se puedan sentir avergonzados?

Qué pasaría si el día de mañana somos famosos, importantes, con cargos de responsabilidad institucional pública o privada y siguen colgadas en la red esas fotos de cuando éramos pequeños haciendo trastadas, diciendo tonterías, bebiendo del  porrón tinto de verano en el pueblo de vacaciones y poniéndosenos cara de felicidad, cuando nos lavaban o nos bañaban nuestros padres y un sinfín de anécdotas y situaciones que ahora no les damos importancia pero que si la pueden tener y mucho el día de mañana.

Bienvenidos a la época del sharenting ,es decir, la sobreexposición de los hijos en las redes sociales por parte de sus padres.

Las estadísticas y los estudios son cuando menos alarmantes, el 56% de los padres comparten contenidos embarazosos para sus hijos y en Estados Unidos el 92% de los menores de dos años tienen ya una identidad digital y antes de cumplir los 5 años se han subido  más de 1000 fotografías de el/ella a las redes. Es decir antes de que sepan una palabra su imagen y testimonios ya circulan por estos medios. El término se empezó a utilizar en el año 2003 pero no ha sido hasta hace muy poco que se están publicando por primera vez estudios al respecto.

 La pregunta que nos hacemos es muy sencilla, ¿Cómo se lo tomara el /la menor en el futuro?, sin darnos cuenta estamos condicionando su identidad digital y lo que colguemos ahora le puede perjudicar en un futuro. Se crea una identidad que el menor no ha buscado y algunos autores como el psicólogo Elias Aboujaoude ha denominado “secuestro digital”

En España, los niños son personas y como tal titulares de derechos como la propia imagen que se recoge en el artículo 18.1 de la Constitución. Es verdad que la decisión de colgar una foto en las redes sociales pertenece a la esfera de la patria potestad y si los padres están de acuerdo no hay ningún  problema, este surge cuando están separados ya que si no existe consentimiento entre estos ninguno puede subir información del menor o fotos a no ser con autorización judicial hasta que cumpla 14 años que es cuando el menor puede dar su aprobación para que se publiquen imágenes suyas.

Los chavales no son conscientes de la gran cantidad de información en parcelas de su intimidad que ponen en las redes, pero es complicado que entiendan los peligros que eso conlleva si los padres hacen lo mismo. La mala gestión de la privacidad y publicar comentarios desafortunados son un gran fallo que se suele cometer en las  redes sociales.

El sharenting está en auge y los menores están muy sobreexpuestos pero la pregunta es , si ya hemos vistos a menores denunciando a sus progenitores por haber recibido una bofetada, ¿veremos a hijos demandando a sus padres por las fotos y comentarios que se han publicado de ellos?. El abogado Mateo Bueno dice que “no tengo ninguna duda de ello, ese momento llegará y no está muy lejos”

Hay que decir además para luego no llevarnos las manos a la cabeza que en un estudio publicado en Estados Unidos por la pediatra Keith Bahareh, establece que un 50% de las imágenes que se comparten en sitios pedófilos han sido obtenidas de redes sociales.

El problema es que muchos mayores no saben utilizar correctamente las redes sociales y desconocen cómo se configura la privacidad de sus cuentas y por tanto esas fotografías pueden ser vistas por personas que ni siquiera ellos conocen, por eso un consejo es visitar los ajustes y configuración para aseguraros que el acceso a vuestra información y fotografías no es público.

Por último me permito algunas recomendaciones para poder prevenir algunos de los peligros que conllevan esta sobreexposición de nuestros menores:

1.-  Evitar compartir fotos o videos comprometidos de los menores y no colgar fotos en que los niños/as aparezcan desnudos incluyendo las de los recién nacidos y la hora del baño

2.-No compartir en exceso o compartir la información de forma anónima para respetar la privacidad del menor

3.-Repasar los perfiles de seguridad de todas las plataformas y redes sociales

4.- Evitar las geolocalizaciones, así como dar detalles de donde están, cuando, con quien etc.

5.-No compartir los datos de los menores como la dirección el nombre completo, fecha de nacimiento para evitar suplantaciones.

6.- Activar notificaciones que alerten cuando el nombre de su hijo/a aparezca en una búsqueda de google

7.- Darles la posibilidad de veto de lo que se va a compartir de ellos en las redes sociales, lógicamente a partir de cierta edad.

8.- Considerar el efecto que lo compartido puede tener en la autoestima del menor

9.- Tener dos dedos de frente

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *